Recomprimir Archivos FLAC

A veces llega a nuestras manos un archivo flac que no fue comprimido al máximo. Hay dos motivos por los cuales podemos achicar aún más su tamaño:

  1. no se usó el parámetro –best al crearlo;
  2. se creó con una versión de flac anterior a la 1.2.0, ya que a partir de esa versión se mejoró el nivel de compresión respecto a las anteriores.

Por ser un formato sin pérdida de información, podemos volver a comprimirlo las veces que queramos, siempre que haya un motivo racional para hacerlo. Al recomprimir un archivo, se mantienen todas sus etiquetas.

Desde la línea de comandos, se hace de esta manera:

flac --best -f archivo_origen.flac

Al terminar imprime el tamaño nuevo y la razón de tamaño entre lo que entró y lo que salió: si es menor a 1, quiere decir que se ahorró espacio obteniendo mayor compresión.

También se puede comprimir toda una carpeta usando comodines:

flac --best -f *.flac

No es recomendable pasar de FLAC a WAV y luego nuevamente a FLAC ya que se pierden las etiquetas en el traspaso a WAV.

Anuncios

Grip: Extractor de Audio Digital

Grip es (en mi opinión) el mejor extractor de audio digital de Linux. Básicamente cuando metes el CD en la unidad, el programa busca la información de artistas, nombres de las canciones, año etc. y está listo para extraer al formato que desees. Lo ideas es extraerlo en formato FLAC.

Para que obtener la mejor compresión y un archivo FLAC con todos los tags pertinentes, es recomendable usar esta configuración

–best -V -o %m -T “ARTIST=%a” -T “TITLE=%n” -T “ALBUM=%d” -T “DATE=%y” -T “GENRE=%G” -T “TRACKNUMBER=%t” %w

Esa línea va en la línea de órdenes del codificador como se ve en esta captura:

pantallazo-grip

Una vez extraída la información del CD, podemos guardarlo y no lo necesitaremos nunca más. Con el archivo FLAC podemos generar todos los MP3 o Vorbis que queramos u oirlos en la PC en calidad de CD (FLAC es un formato de compresión sin pérdida).

Grip tiene muchas opciones y su interfaz es un poco rebuscada, pero hace lo que todos esperan que haga y sin problemas.

Alternativas a los CD de Audio

El compact disc es un soporte obsoleto para almacenar música. Tiene innumerables desventajas.

  1. Poca capacidad. A 700 MB por unidad representan el 15,66% de un DVD-R.
  2. Alto costo por unidad de almacenamiento. Un CD-R cuesta $1 y un DVD-R $1,50. Si consideramos sus capacidades, tenemos que un CD-R cuesta $1,75 por gigabyte, mientras que un DVD-R $0,34.
  3. Mayor espacio físico. Al tener poca capacidad debemos usar más discos y cada disco insume un espacio físico para guardarlo con su cajita. Un soporte con más capacidad reducirá nuestras necesidades de espacio.
  4. Incomodidad para pasar la música a otros formatos. Para pasar un CD a MP3 o a cualquier otro formato digital requiere extraer la música digitalmente. Cualquiera que lo haya hecho sabe que es un trabajo tedioso y lento.
  5. No almacenan información adicional. Los nombres de los artistas, las canciones, año de lanzamiento, la tapa del disco, etc. no se pueden almacenar en el CD de audio. Se deben proporcionar cada vez que se extrae el sonido.

La PC es una herramienta revolucionaria porque nos da muchas formas de almacenar la música de manera más conveniente, barata y sin hacernos perder tiempo.

El soporte ideal por precio y capacidad es el DVD-R o DVD+R. A $1,50 cada disco de 4,3 GB es imbatible. En un DVD-R podemos meter como mínimo 6 CD, así que a $1 el CD-R nos ahorramos $4,50. Vamos a ver de qué manera ahorraremos aún más.

El formato de los datos del CD de audio son dos canales muestreados a 44.100 Hz con 16 bits por muestra. Ese formato se llama PCM (Pulse Code Modulation) y que al extraerlo a la PC se suele almacenar como archivo WAV.

El formato WAV permite almacenar en el mismo archivo la información del artista o los nombres de las canciones. Además la música no está comprimida. Estas dos cuestiones hacen que sea descartado a la hora de elegir un formato de almacenamiento para nuestra colección de música. También descartamos todos los formatos de compresión como MP3 ya que tienen pérdida de calidad y no es posible reconstruir la fuente original a partir del archivo comprimido.

Los formatos de compresión de audio sin pérdida son varios. FLAC es el que da el mejor balance entre nivel de compresión y prestaciones. Los archivos de música en este formato se pueden reproducir directamente con cualquier programa reproductor de audio en cualquier sistema operativo y también existen equipos de audio portátiles y hogareños que lo reproducen. Además es posible almacenar en el archivo FLAC las etiquetas que queramos (artista, nombre de la canción, año del disco, número de pista, entre otras muchas más) y se puede pasar el archivo FLAC a MP3 o a Vorbis directamente traspasando las etiquetas.

Gracias a que FLAC comprime la música (sin perder calidad) podemos almacenar en un sólo DVD-R un promedio de 12 CDs.

Toda mi colección de música supera los 80 discos compactos, pero entra en 8 DVD-R. Cuando quiero escuchar alguno de esos discos en el reproductor de audio portátil lo paso a MP3 o Vorbis en la calidad que quiero sin tener que molestarme en ripear y taguear; simplemente arrastro los archivos FLAC que quiero a un programa y obtengo archivos MP3 o Vorbis equivalentes y aptos para mi reproductor.

Mientras la industria discográfica pasa el tiempo imaginando cómo sostener su negocio en la era digital, los usuarios debemos adaptar los soportes obsoletos en los que viene la música a las necesidades modernas.