openSUSE 11.2 con KDE 4.3


Instalé openSUSE 11.2 para probar KDE. Mi último recuerdo de KDE fue allá por Mandrake 8 o SuSe 6.3. Realmente no había usado KDE desde 2003.

Konqueror sigue vivo y está a la par de Firefox aunque el segundo es el navegador principal en cualquier Linux. Recuerdo que cuando Mozilla aún no llegaba a la versión 1.0, Konqueror intentaba mostrar las páginas de aquellos años. Luego se basaron en él para hacer WebKit y de ahí salieron Safari, Chrome y el navegador de los teléfonos Nokia.

Konqueror sigue siendo más que un navegador, tal como en su momento lo quiso ser Internet Explorer 4 en Windows y ya no lo es tanto en su versión 8. Con eso me refiero a que permite tanto navegar por Internet como por las carpetas locales del disco y ver documentos. El concepto de la integración del navegador web con el administrador de archivos fue la excusa que usó MS para integrar IE a Windows y así desplazar a todos los otros navegadores de su plataforma para aumentar su control sobre la web (y por ejemplo imponer estándares no oficiales que sólo ellos implementaban). Konqueror sigue aún hoy esa línea, aunque no intenta apropiarse de la web como MS. Sin embargo openSUSE no lo tiene ni como navegador principal (el ícono de Firefox está en la barra de lanzadores) ni como administrador de archivos (usa Dolphin).

Lo primero que no me gustó es el sistema de instalación y desinstalación de paquetes. Desde RedHat 9 he usado Synaptic con APT (en ese caso apt-rpm) y ahora lo uso en Ubuntu (que se basa en Debian y es de donde proviene ese sistema), pero nunca me pasó que al desinstalar un programa automáticamente se descargara e instalara uno alternativo. Al desinstalar sun-java se instaló open-jdk automáticamente. Muy loco; yo queriendo liberar espacio y en realidad estaba ocupando más o menos siempre lo mismo. Al final tuve que desinstalar OpenOffice que era el que estaba trayendo la dependencia de “algún java”. Más allá de eso, que no es un bug sino el sistema de dependencias funcionando, Synpatic es mucho más claro y tiene letras más grandes y los elementos no están tan juntos.

El menú de aplicaciones tiene muchísimas cosas acomodadas en diferentes categorías con 2 o 3 subcategorías. Dentro del mismo menú se puede navegar entrando a las subcategorías y con la tecla “esc” se vuelve a la anterior.

Hice la instalación desde la red y elegí el idioma español y me avisó que iba a descargar el idioma español, pero KDE está todo en inglés. Yast2 dice que el idioma primario es español, pero en realidad no hay nada en español.

Yast dice que está en español

Yast dice que está en español

Pero eso es si se ingresa com root. Al ingresar como un usuario normal, sí se ve todo en castellano. openSUSE debe pensar que el administrador del sistema viene desde el Reino Unido o algo así.

Algo a favor puedo decir  que instaló sin que yo le dijera los Guest Aditions de VirtualBox como si se tratara de drivers de hardware real. Muy bien pensado y muy sorprendente.

openSUSE mantiene la posibilidad de ingresar como root y navegar por Internet, o hacer cualquier cosa. Ya desde épocas de Red Hat 9 se recomendaba (entre su comunidad de usuarios)  no hacer eso y usar sudo para las tareas administrativas como es en Ubuntu desde su concepción. Algunos lo critican por eso, pero es una buena práctica que en el caso de openSUSE hay que configurar específicamente. Supuestamente al instalarlo creé un usuario no root, pero por alguna razón tuve que resetarle la contraseña para poder usarlo. Tal vez no presté atención y confundí la contraseña de root (que también me pidió) con esa.

Otra cosa que todavía no sé para qué sirve es el administrador de portapapeles. Sí, ya sé que va guardando todo lo que copiamos al portapapeles, pero ¿realmente lo usa todo el mundo? Se activa en la barra del escritorio y es la aplicación histórica que KDE traía activada desde la época de mis primeros pasos en Linux. Por lo menos al cerrar esa aplicación te da la opción de no volver a iniciarla nunca más. Se ve que ella misma sabe que no es muy útil.

Mi objetivo es tenerlo a mano para conocer cómo es KDE hoy, luego de tantos años evolucionando. Seguiré en ese camino. Por lo pronto el contenido de la carpeta “Escritorio” no se ve en el escritorio sino que hay un algo especial que es muestra en un recuadrito ese contenido. Una vez cerrada esa ventanita no sé como se vuelve a abrir. El escritorio tampoco tiene el cesto de basura; agregarlo como widget es opcional. Un opcional bastante usado, me imagino.

Anuncios

Un pensamiento en “openSUSE 11.2 con KDE 4.3

  1. Haha, se nota que hace mucho no usas KDE…

    Para volver a poner el “recuadrito” con el escritorio debes dar Click derecho en el escritorio, y le das “Añadir elementos gráficos”

    buscas la “Vista de Carpeta” y lo configuras para que te ponga el Escritorio…

    Si quieres que el escritorio sea la Carpeta de escritorio (a lo windows) dale click derecho al escritorio y le pones “Preferencias de escritorio » (y lo mas arriba que aparece) Vista de Carpeta”

    La papelera se agrega igual que el primer paso, pero aparece en Dolphin cuando lo abres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s