Recomprimir Archivos FLAC


A veces llega a nuestras manos un archivo flac que no fue comprimido al máximo. Hay dos motivos por los cuales podemos achicar aún más su tamaño:

  1. no se usó el parámetro –best al crearlo;
  2. se creó con una versión de flac anterior a la 1.2.0, ya que a partir de esa versión se mejoró el nivel de compresión respecto a las anteriores.

Por ser un formato sin pérdida de información, podemos volver a comprimirlo las veces que queramos, siempre que haya un motivo racional para hacerlo. Al recomprimir un archivo, se mantienen todas sus etiquetas.

Desde la línea de comandos, se hace de esta manera:

flac --best -f archivo_origen.flac

Al terminar imprime el tamaño nuevo y la razón de tamaño entre lo que entró y lo que salió: si es menor a 1, quiere decir que se ahorró espacio obteniendo mayor compresión.

También se puede comprimir toda una carpeta usando comodines:

flac --best -f *.flac

No es recomendable pasar de FLAC a WAV y luego nuevamente a FLAC ya que se pierden las etiquetas en el traspaso a WAV.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s