Razones para pasarse a 64 bits

Cada vez más gente tiene en su poder una computadora capaz de ejecutar programas de 64 bits, pero entre los usuarios y proveedores de programas de Windows hay una gran resistencia al pasaje a esa nueva plataforma. Creo que muchos observan que sus programas más usados no tienen versión de 64 bits y no ven las ventajas puede llegar a tener usar la versión de 64 bits de Windows.

Quiero aportar mi granito de arena y enumerar algunas de las ventajas que se obtienen usando programas de 64 bits.

  1. Aprovechar toda la RAM instalada en sistemas con 4 GB o más. Por más que los programas de 32 bits no puedan acceder a más de 2 GB de RAM aún ejecutándose en Windows de 64 bits, el sistema operativo sí tiene esa memoria disponible para caché y para mantener más programas en RAM.
  2. Las operaciones que usan intensivamente la CPU andan más rápido. Y no estamos hablando sólo de comprimir películas o MP3, estamos hablando, por ejemplo, de: mostrar una imagen en Firefox o simples bechmarks comparando Vista de 32 bits contra Vista de 64 bits.
  3. Ejecutando en modo de 32 bits, el procesador desperdicia la mitad de los registros. O visto de otra manera, ejecutando aplicaciones de 64 bits, los programas tienen disponible el doble de registros. El impacto es una menor cantidad de ciclos desperdiciados en leer datos a través del bus de memoria ya que más datos se pueden almacenar en registros (que son memorias internas del procesador).
  4. Un programa compilado para 64 bits puede usar todas las instrucciones SSE disponibles. Cuando un programa se compila para 32 bits no es seguro que esas instrucciones estén disponibles en el hardware ya que no existían en los Pentium. La forma de usarlas era detectar su existencia al arrancar un programa, pero eso requiere que el programador haya tenido la inquietud y no se puede automatizar en el compilador. Es es el caso del Firefox de 64 bits que logra un 15% de mejora en la descompresión de imágenes JPEG sólo con ser compilado para la arquitectura de 64 bits; sin requerir modificar su código fuente.

La última vez que Cristina fue a la cancha

Según sus propias palabras (en este video) fue a la tribuna visitante (acompañando a su novio Néstor) y Gimnasia era local contra Racing y aparentemente el Lobo perdía 3 a 1 y terminó ganando 4 a 1 (sic). Evidentemente está confundida ya que en el fútbol no hay descuento de goles. En la 5ta fecha del campeonato Metropolitano de 1975, el 5 de marzo de ese año, Gimnasia recibió a Racing y salieron 4 a 4.

Veamos cuan hincha de Gimnasia es:

  1. Hace 33 años que no va a la cancha.
  2. La última vez fue porque la llevó el novio.
  3. Fue a la tribuna visitante.
  4. No se acuerda cómo salió el partido.

Lo que se dice una verdadera hincha.

En finales de torneos, Estudiantes: 2, Boca: 0

Hoy Estudiantes juega con Boca de visitante y se sabe que a los Xeneixes no le gana casi nunca y menos allá.

Pero hay un dato a tener en cuenta: los tenemos de hijos en partidos finales de campeonato. Y no me estoy refiriendo solamente a la final del
Apertura 2006 en cancha de Vélez (2 a 1 con goles de Palermo para Boca y Sosa y Pavone para Estudiantes). Hay otro antecedente lo que permite confirmar la “racha” y considerarlos “hijos nuestros”.

Todo comenzó en el Torneo Competencia de 1945 jugado entre el 8 de abril y el 12 de octubre de ese año. Participaron Boca, River, Huracán, San Lorenzo, Estudiantes y Gimnasia entre otros. Lo ganó Racing (4 a 1 en la final a Boca) luego de superar al pincha en semis (4 a 0). Lo importante es que los 4 semifinalistas se clasificaban para el “Campeonato de la República – Copa General de División Pedro Pablo Ramírez”.

Dicho torneo se jugaba al Brasileirão o Torneo Argentino: jugaban 4 equipos de la “A” (los 4 semifinalistas del torneo antes mencionado) y los mejores equipos de cada liga del interior, por ejemplo Rioja Juniors, Huracán de San Luis, Estudiantes de Santiago del Estero y Quilmes de Mar del Plata entre muchos más.

Se comenzó a jugar la primera ronda el 28 de octubre de 1945. Estudiantes y Boca llegaron a la final disputada en cancha de San Lorenzo el 24 de marzo de 1946. Fue un partido accidentado, hubo rosca y casi se suspende. Terminó 4 a 4. En esa época no estaban de moda los desempates por penales que tantas alegrías le dieran a Boquita (3 libertadores) entonces se decidió jugar un partido desempate en la misma cancha, pero pasó un tiempito en el medio.

El 18 de diciembre de 1946 Boca salió a la cancha con estos 11:

Vacca; Marante, Dezorzi; Sosa, Lazzatti, Pescia; Boyé, Lorenzo, Sarlanga, Vázquez, Pin. Un típico 2-3-5 de la época.

Estudiantes presentó a: Ogando; Violini, Ferretti; Garcerón, Villa, Bonché; Gagliardo, Cerioni, Infante, Arbios, Pellegrina. Notemos la presencia de 2 tremendos goleadores: Pelegrina, el máximo goleador histórico de Estudiantes y el Beto Infante el segundo máximo goleador histórico del club y además el puntero izquierdo (o wing izquierdo como se lo conocía en esa época) con más goles del fútbol argentino. Ante 40.000 personas a los 29 del primer tiempo, Pelegrina clavó el 1 a 0 definitivo y consagró a Estudiantes campeón de la Copa General de
División Pedro Pablo Ramírez de 1945.

En resumen Boca jamás le ganó a Estudiantes una final y el pincha dio dos vueltas olímpicas derrotándolo. En total fueron 3 partidos con 2
victorias y un empate, 7 goles a favor del Pincha y 5 en contra. Espero que la historia inspire a los jugadores esta tarde.

Fuente: http://www.rsssf.com/tablesa/arg-rep45.html