MP3 vs. OggVorbis: calidad vs. compresión

La principal diferencia entre MP3 y OggVorbis es que OggVorbis nos da la opción de tener archivos más chicos sin perder tanta calidad (o manteniéndola).

Se sabe que para mantener cierta calidad de sonido en un MP3 no conviene bajar de 128 kbps. En la página de hydrogenaudio pertinente la mínima calidad para un reproductor portátil usando LAME 3.97 es “V 6 –vbr-new” que da un archivo de alrededor de 115 kbps.

Una calidad similar con OggVorbis se puede obtener con un parámetro “-q 1” o “-q 2”. Yo personalmente encuentro que usando “-q 1” es muy difícil encontrar defectos en el sonido producidos por la compresión.

Si miramos los minutos que podemos meter en un reproductor de 512 megas (típicamente son de 500 millones de bytes) con uno y otro codec, vemos que OggVorbis permite almacenar 7 horas 41 minutos más que MP3 en esa calidad.

El costo es un mayor consumo de batería, que dependerá de cada reproductor y será más o menos relevante según el tipo de batería que usemos.

En esta tabla tenemos el parámetro de calidad de cada codec desde la peor calidad hasta la mejor. En el primer grupo se trata de OggVorbis aoTuV beta5. El segundo grupo corresponde a LAME 3.97.

Los tiempos están basas en un reproductor de 500 megas.

Se puede ver que en el mínimo nivel transparente de cada codec hay una diferencia de 2 horas con 20 minutos a favor de OggVorbis (misma calidad en menos espacio).

Q Kb/s promedio Segundos Tiempo HH:MM Calidad (aoTuV beta5)
-2 32 125.000 34:43 ¿Qué querés a este nivel?
-1 48 83.333 23:08 Pasable
0 64 62.500 17:21 Aceptable
1 80 50.000 13:53 Buena
2 96 41.667 11:34 Muy buena
3 112 35.714 9:55 Transparente en el 90% de los casos
4 128 31.250 8:40 Transparente
5 160 25.000 6:56 Transparente
6 192 20.833 5:47 Transparente
7 224 17.857 4:57 Al pedo
8 256 15.625 4:20 Al pedo
9 320 12.500 3:28 Al pedo
10 500 8.000 2:13 Al pedo
V Kb/s promedio Segundos Tiempo HH:MM Calidad (Lame 3.97)
9 65 61.538 17:05 Muy mala
8 85 47.059 13:04 Mala
7 100 40.000 11:06 Pasable
6 115 34.783 9:39 Aceptable
5 130 30.769 8:32 Buena
4 165 24.242 6:44 Muy buena
3 175 22.857 6:20 Transparente
2 190 21.053 5:50 Transparente
1 225 17.778 4:56 Transparente
0 245 16.327 4:32 Transparente
Anuncios

Ogg Vorbis @32kbps en el iRiver T10

Acabo de comprimir a Ogg Vorbis con calidad “-2”  (32 kbps) y compruebo que mi reproductor iRiver T10 lo reproduce sin problemas.

He aquí de donde obtener la herramienta.

Obviamente que la calidad se reciente a 32 kbps, pero todo depende de la pretensión que uno tenga. Como almaceno mi música en FLAC, no tengo problema en generar una y otra vez los archivos en MP3, Ogg o el formato que quiera y con la calidad que sea. Ni siquiera tengo que volver a taguearlos.

10 Cosas Que Todo Reproductor de Audio Digital Debe Tener

Esta lista, arbitrariamente acotada a 10 puntos, es lo que en mi opinión no puede faltar en ningún reproductor de audio digital. Sin un orden en particular:

  1. Ser a pila. AA o AAA.
  2. Estar basado en memoria flash.
  3. Reproducir Ogg/Vorbis.
  4. 512 MB o más. 1 GB es el tamaño ideal.
  5. Tener radio FM.
  6. Tener SRS WOW o alguna tecnología similar.
  7. Tener una pantalla decente, pero que no agote la pila muy rápido.
  8. Conectarse a la PC como un disco USB (Universal Mass Storage).
  9. Que se pueda llevar sin problema entre la ropa o en el bolsillo.
  10. No superar los USD 200,00.

Razones punto por punto.

  1. Las pilas recargables son cada vez más comunes. Una vez que se compra un buen cargador (y eso no es algo sencillo) el problema de las pilas desaparece. Además, pilas AA o AAA se van a conseguir siempre en cualquier parte del mundo.
  2. La memoria flash es ideal para este tipo de aparatos. Los que están basados en discos rígidos son muy frágiles y los que leen CDs no son prácticos.
  3. Ogg/Vorbis: muchos asocian música digital con MP3, pero disponer de un reproductor que soporte el formato Vorbis permite comprimir más la música sin bajar la calidad del sonido. En mi experiencia, se puede tener una canción a 80 kbps en este formato y no se estará perdiendo gran calidad frente a un MP3 de 128 kbps. Hoy en día Vorbis permite llegar a 64 kbps con calidad buena. Es ideal si no se tiene mucho espacio en la memoria del reproductor.
  4. Cuanto más tiempo pasa más barata es la memoria, pero los reproductores de 1 GB siguen siendo caros.
  5. Sin radio no tiene sentido.
  6. La calidad del sonido es muy importante y los reproductores que tienen un buen equalizador que permita resaltar los graves tienen mejor calidad.
  7. Hay pantallas muy grandes que consume mucha energía y las hay muy chicas que no permiten ver qué se está reproduciendo.
  8. Si no se conecta de esa manera no es flexible y se empieza a depender de tener cierto software instalado.
  9. Un buen gancho para colgarlo es fundamental.
  10. El precio depende de cada uno, pero 200 dólares es un límite aceptable.

flac 1.2.0 vs. flac 1.1.2

234M 2007-08-04 11:21 Madama Butterfly CD 1.flac
227M 2007-08-04 11:21 Madama Butterfly CD 1-nue.flac

214M 2007-08-04 11:26 Madama Butterfly CD 2.flac
208M 2007-08-04 11:26 Madama Butterfly CD 2-nue.flac

151M 2007-08-04 11:26 Madama Butterfly CD 3.flac
147M 2007-08-04 11:26 Madama Butterfly CD 3-nue.flac

MB: 597,5 – 581,3 = 16,2

De la Ópera al Reproductor de Audio Portátil

Desde que fui a ver la ópera Madama Butterfly me interesé por conocer más del tema. Como las ubicaciones que pude comprar eran con visión parcial y lo que no se veía desde esos palcos era el subtitulado me pareció bueno leer el libretto antes de la función. Por suerte se consigue fácilmente en la red.

Lo imprimí y lo leí mientras escuchaba una versión en MP3 que por su antigüedad se puede distribuir legalmente. En ella la soprano el Renata Tebaldi y el hecho de no saber cómo se generó ese MP3 me hizo volcarme a buscar versiones en algún formato sin pérdida (FLAC o algo similar).

Aparentemente en las redes de intercambio P2P el formato popular para comprimir ópera y música clásica en general el Monkey’s Audio (APE). Aparentemente se ha hecho popular porque comprime un poco más que otros formatos y se busca reducir al mínimo el tamaño de los archivos que se comparten.

El formato en cuestión no es muy amistoso ni para los usuarios de Linux en particular ni para los usuarios de cualquier cosa que no sea Windows. Por suerte como es un formato que no tiene pérdida siempre se puede recodificar en otro formato.

Para archivar la música que tengo uso el formato FLAC que comprime un poquito menos que APE, pero es más fácil reproducirlo con cualquier programa. Además el formato FLAC por ser libre está mejor integrado a las demás herramientas de Linux y, por ejemplo, es posible generar versiones comprimidas en formato Ogg/Vorbis o MP3 directamente a partir de la fuente FLAC, sin tener que generar el WAV cosa que no se puede hacer con los otros formatos.